Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Envíos locales en toda la Ciudad de México

Comer hoy para un mejor mañana

En México, uno de cada 20 niñas y niños menores de 5 años, y 1 de cada 3 entre los 6 y 19 años padece sobrepeso u obesidad. No es sorpredente. En cualquier lugar es fácil encontrar comida altamente procesada, alta en carbohidratos, azúcares y sodio, a bajo costo, pero a veces imposible encontrar opciones frescas o sanas.

El mejor momento para inculcar una buena alimentación, al igual que otros hábitos que favorecen la buena salud -como el juego activo y vigoroso- es durante la primera infancia y la niñez. Es más probable que un niño que ha recibido una buena alimentación y que se ejercita de manera regular mantenga un peso saludable y que reduzca su riesgo de padecer una enfermedad crónica durante la adultez, que uno que no. 

Los primeros alimentos
La alimentación complementaria (a partir de los 6 meses de edad, cuando la leche materna—o sus sustitutos— dejan de ser suficientes para para nutrir al infante) es la primera oportunidad de educar el paladar con buenos hábitos de alimentación. Algunas familias prefieren iniciar danto alimentos triturados, otras optan por permitir que coman con sus manos, aprendan y disfruten de los alimentos y las texturas de manera autónoma. El fin es el mismo: que para el primer año el niño esté listo para comer lo mismo que el resto de la familia. Por tanto es importante ofrecer por lo menos un alimento de cada grupo (verduras y frutas; cereales; leguminosas y alimentos de origen animal) en cada comida y presentar la mayor variedad de alimentos posible.

El niño preescolar (2-5 años) : formando gustos y preferencias
Durante esta etapa es importante fomentar interés por diferentes tipos de alimentos; también es importante ayudarlos a identificar- y respetar- sus señales de hambre y saciedad. Evitemos los premios y castigos asociados a la comida.

El niño en edad escolar (6-12 años): alimentando su desarrollo
Es durante esta etapa cuando la influencia de los amigos en el consumo de alimentos es más evidente. Continúa promoviendo una alimentación balanceada y apoya a tu hijo en la toma de buenas decisiones. Evita los calificativos para los alimentos; no hay alimentos “buenos” o “malos”.

Recomendaciones prácticas para promover la buena nutrición durante la infancia y la niñez

  1. Establece un horario regular para las comidas en un ambiente afectivo
  2. Ofrece una variedad de alimentos para las comidas y meriendas
  3. Ofrece agua sola cómo única bebida.
  4. Pon el ejemplo siguiendo una dieta nutritiva.
  5. Evita las discusiones por comida.
  6. Involucra a los niños en la preparación de las comidas y refrigerios.

Carrito

No hay más productos disponibles para comprar

Su carrito está vacio.